La Federación de Servicios a la Ciudadanía de Comisiones Obreras en Cantabria (CCOO) ha reiterado hoy en rueda de prensa su denuncia contra las irregularidades laborales que existen en las convocatorias públicas de contratación de personal en la empresa pública Cantur (Sociedad Regional Cántabra de Promoción Turística) tras conocerse la primera sentencia que anula por completo uno de los procedimientos llevados a cabo y que afecta a cuatro personas.

Una sentencia a la que seguirán muchas otras pues CCOO tiene ya fecha para otros cuatro juicios por convocatorias públicas irregulares, por reclamaciones, por vulnerar los derechos de las personas trabajadoras en las bolsas de sustitución y manipularlas… en total, más de treinta demandas en marcha por diferentes irregularidades en la empresa pública. 

El sindicato ha lamentado el deterioro y el declive que vuelve a tener Cantur en esta última legislatura, con una nefasta gestión de los recursos humanos que vulnera sin pudor los derechos laborales de los y las trabajadoras de la empresa pública, alrededor de 480 y, por ello, van a solicitar una reunión con el presidente del Gobierno, Miguel Ángel Revilla, para trasladarle la situación y que tome cartas en el asunto. 

Para Carmelo Renedo, coordinador del sector autonómico de la Federación de Servicios a la Ciudadanía de CCOO, “venimos años demandando todo tipo de corruptelas laborales en esta empresa y hemos conseguido regularizar más de un centenar de puestos de trabajo en fraude de ley. Sin embargo, en esta legislatura parece que Cantur está volviendo a las andadas”.

Durante la rueda de prensa han señalado que el oscurantismo volvió a la palestra con el nombramiento de Bernardo Colsa como director general de Cantur, bajo el paraguas de la Consejería de Educación, y que se ha agravado cuando Turismo cambió de Consejería y pasó a depender de Javier López Marcano, que contrató a Fernando de la Pinta como consejero delegado, y a Ana Abarca como técnica de Recursos Humanos. 

Comisión de investigación en el Parlamento

“Este trío ha hecho desaparecer los departamentos de Cantur, han cambiado todo y han asumido ellos toda la responsabilidad y la representatividad para convocar procesos de selección a su antojo, con sus criterios propios, sin acuerdo con el comité y que están desembocando en la anulación de dichas convocatorias por parte de la Justicia”, ha señalado Renedo, que ha estimado que se han creado de forma fraudulenta más de 40 puestos de trabajo ilegales.

A su juicio, ahora con las sentencias que anulan los procesos, “se pone en jaque el futuro de los puestos de trabajo y de los y las trabajadoras que vuelven a la casilla de salida”.

Desde la Federación de Servicios a la Ciudadanía de CCOO ya se ha trasladado a Marcano, a Ana Abarca y también a Bernardo Colsa, “que está desaparecido de las mesas de negociación desde que volvió Marcano” esta problemática y, no contentos con ello, se ha puesto en conocimiento de todos los grupos políticos con representación en el Parlamento de Cantabria, con el fin de que se abra una comisión de investigación que esclarezca qué se está haciendo en recursos humanos en la empresa pública.

Además, el sindicato ha enviado un escrito al interventor general del Gobierno de Cantabria para poner en su conocimiento y pedirle que actúe ante esas auditorías que se realizan de forma periódica en las empresas públicas del Ejecutivo regional y que recogen estas irregularidades pero que se quedan cogiendo polvo en un cajón sin que nadie intervenga. “Unas auditorías que, además, no se entregan, como es obligación, al Comité de Empresa”, ha denunciado Carmelo Renedo.

El ‘puesto’ de Ana Abarca

Para la Federación de Servicios a la Ciudadanía, el colmo de esta corruptela política es la convocatoria pública para técnica de recursos humanos que se ha sacado. “Una oferta que ha sido diseñada y creada por la propia Ana Abarca y que, después, se ha presentado para cubrir ese mismo puesto. Es absolutamente vergonzoso”, ha subrayado Carmelo.

Además, también han mostrado su asombro ante la incapacidad de Cantur de encontrar a un camarero entre las alrededor de 700 personas que conforman la bolsa y tener que acabar contratando personal a dedo o ante la situación de la directora del refugio de Áliva y del Hotel La Corza Blanca, que cobra acorde a la plaza de directora que sacó pero que ha sido relegada a ejercer como guía turística en Torrelavega o Santillana del Mar