.- La Guardia Civil de Cantabria, ha procedido a la detención de un hombre de 41 años de edad, como presunto autor de un delito de estafa y otro de falsificación de documento privado, en relación con los partes dados por el reseñado a dos compañías aseguradoras para reclamar el importe de los efectos, que según él, le habían sustraído en la empresa de la que es gerente.

Igualmente se investiga a otro hombre de 42 años, como presunto colaborador en una de las estafas, en relación con unos teléfonos sustraídos en la empresa.

Componentes del Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Laredo, abrieron una investigación por robos denunciados en una empresa de automoción de la zona oriental de Cantabria.

El pasado año se denunció un robo con fuerza, valorando lo sustraído en unos 7.000 euros, y este año, el gerente de la citada empresa, dijo haber sufrido otro por valor de 45.000 euros. En los robos denunciaba la sustracción de maquinaria, equipos de diagnósticos, ordenadores portátiles, dinero y otros efectos electrónicos, como tabletas, teléfonos, etc.

De las denuncias presentadas, los agentes sospecharon por diferentes indicios, que posiblemente no todo lo denunciado como sustraído había sido robado, o que se podía haber modificado el valor de las cosas.

Manipulación de facturas

Durante la investigación, los agentes se pusieron en contacto con los suministradores de las máquinas o efectos que se denunciaron como sustraídos. En esas pesquisas, se pudo comprobar que algunas de las facturas habían sido manipuladas, figurando valores diferentes.

También se pudo averiguar con los suministradores, que algunos de los efectos denunciados, directamente no se los habían adquirido a ellos.

En una inspección realizada en la empresa de automoción, los guardias civiles encontraron un ordenador y un monitor, que habían sido denunciados como sustraídos en el año 2020.

Activación de un teléfono

En estos robos, algunos de los efectos denunciados como sustraídos fueron teléfonos móviles. De las indagaciones sobre los mismos, se comprobó que dos de los terminales habían sido activados, estando uno relacionado con una empresa informática de la zona donde se encuentra la de automoción.

Tras gestiones sobre esta activación, se averigua que ambas empresas tienen ciertas relaciones, pudiendo ser el gerente de la de informática presunto colaborador del delito de estafa a una de las aseguradoras, siendo investigado por estos hechos.

Finalmente en la mañana del pasado día 1 de diciembre se procedió a la detención del gerente de la empresa de automoción, por los presuntos delitos de estafa y falsificación de documento privado.

La última reclamación realizada por el ahora detenido por valor de 45.000 euros, aún no ha sido abonada por la aseguradora. La investigación continúa abierta, ya que en el año 2018 se denunció otro robo por un importe cercano a los 40.000 euros.