La Guardia Civil de Cantabria, ha procedido a instruir diligencias en calidad de investigado, a un joven de 18 años, como presunto autor de los daños por grafiti en la Ermita del Alto de San Mateo en Maoño.

La Guardia Civil tuvo conocimiento que el pasado 16 de octubre se realizó un grafiti de grandes dimensiones en la fachada exterior de la citada Ermita.

La reparación de los daños fue presupuestada en unos 1.000 euros, averiguando los agentes que dicha edificación religiosa no está catalogada como patrimonio histórico o cultural.

Durante la investigación, la Policía Local de Santa Cruz de Bezana informó de la identificación de un joven sorprendido con pinturas tipo aerosol, el cual había realizado diferentes grafitis por ese término municipal.

Los grafitis realizados por el citado coincidían con el localizado en la fachada de la Ermita, pudiendo ser la firma de este grafitero. Este joven ya había sido detenido por la Guardia Civil, siendo menor de edad, como presunto autor de un daños en un tren en la estación de Cazoña, y denunciado al ser sorprendido por una patrulla en la estación de Mogro, cuando iniciaba otra pintada.

Finalmente, y con las pruebas recabadas el pasado 25 de noviembre fue localizado e instruido diligencias en calidad de investigado como presunto autor de los daños en la citada Ermita.