Reinosa podría ser una de las zonas analizadas por el Ministerio para la Transición Ecológica dentro de los 10 programas piloto de mejora de la resiliencia frente a inundaciones que incluye el Plan de Impulso al Medio Ambiente para la Adaptación al Cambio Climático (PIMA Adapta). Un plan que busca respuestas y posibles medidas a adoptar frente a este fenómeno desde los ámbitos urbano, industrial y agrícola.

Las inundaciones de diciembre de 2019 y los consiguientes daños experimentados por las edificaciones, principalmente de la Avenida Naval y Sorribero, hacen que la candidatura de Reinosa, propuesta por la Consejería de Presidencia del Gobierno de Cantabria, se erija como idónea para ver cómo se puede mejorar la resistencia de las personas, inmuebles e instalaciones de forma que los daños sean inexistentes o lo más reducidos posibles, y la vuelta a la normalidad se produzca de forma rápida.

Las conclusiones y las actuaciones que propongan los estudios llevados a cabo por los programas piloto del PIMA Adapta vendrían a complementar, como apunta la directora general de Interior Jezabel Morán, las medidas estructurales que ya contempla el Plan de Riesgo de Inundaciones del Gobierno de Cantabria y dirigidas a la autoprotección de la población y resiliencia de edificios situados en zonas inundables de la región. Siempre con el objetivo de minimizar en todo lo posible los riesgos y el impacto de las riadas y, sobre todo, incidiendo en un factor clave: la prevención.

Desde Reinosa, el alcalde de la ciudad José Miguel Barrio ha destacado el gran interés y la relevancia que tendría para la ciudad su inclusión en los programas piloto del MITERD de cara a contar con un análisis pormenorizado de futuros riesgos y poder establecer así mismo criterios que redunden en una óptima protección y seguridad de los vecinos, quienes tendrían la posibilidad de asistir a jornadas de formación y entrenamiento.

Recientemente, el Ayuntamiento de Reinosa acogió una reunión en la que la consultoría encargada de seleccionar los enclaves de especial interés en los que desarrollar el análisis promovido por el MITERD expuso ante representantes del Gobierno regional y del Consistorio, las líneas generales del extenso estudio del que sería objeto la ciudad en el caso de que fuera elegida.

 

En el encuentro se informó de que los trabajos darían comienzo de forma inminente y se iniciarían con un diagnóstico de la situación para, posteriormente, plantear la estrategia más adecuada con la que mejorar la resiliencia de la población, teniendo en cuenta aspectos organizativos y divulgativos, y las construcciones.

Medidas positivas
El regidor de la capital campurriana José Miguel Barrio puso de manifiesto el agradecimiento del Consistorio tanto al Ministerio por su iniciativa como a las consejerías de Presidencia y Obras del Gobierno de Cantabria y sus máximos responsables, muy implicados en buscar soluciones y reparar los devastadores efectos que tuvo en la ciudad la riada de diciembre de 2019.

Su decidido apoyo, subrayó, se ha traducido en una exhaustiva limpieza del rio, ya efectuada en colaboración con nuestro Ayuntamiento, y la que se llevará a cabo el próximo estiaje por un montante de 2.400.000 euros y 1 millón más durante 2022. Si a estas intervenciones de carácter estructural, pudiéramos añadir la inclusión a Reinosa en los programas del Ministerio para la Transición Ecológica, creo que sería muy positivo para la ciudad.