El SEPRONA de la Guardia Civil de Cantabria ha procedido a la instrucción de diligencias en calidad de investigados, a dos hombres de 53 y 57 años, como presuntos autores de un delito de incendio forestal ocurrido en Peñarrubia.
En concreto, el incendio tuvo lugar en el paraje conocido como Riega Cordancas, en monte de utilidad pública, afectando el fuego a unas dos hectáreas de arbolado de hayas, acebo, avellanos, brezo y matorral de escajo.
La Guardia Civil de Cantabria desplegó un amplio dispositivo de efectivos del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) y de Seguridad Ciudadana, durante los incendios forestales ocurridos en febrero. Dichos servicios se establecieron contando con las previsiones climatológicas de fuerte viento sur.
Se pretendían cerrar diferentes zonas en las que habitualmente se producen incendios forestales, consiguiendo reducir su incidencia, con efectivos de la Guardia Civil tanto uniformados como de paisano. En este operativo se trabajó de forma conjunta con el Servicio de Protección Civil y Emergencias del Gobierno de Cantabria. De esta forma se sumaron al despliegue componentes de Protección Civil y Bomberos Voluntarios de Santander.
Igualmente el dispositivo buscó sorprender a incendiarios y evitar la propagación de incendios. Para ello se utilizaron dos helicópteros de la Guardia Civil, uno procedente de Madrid y provisto de cámara térmica, y otro con base en Asturias. También se usaron drones con los que cuenta este Cuerpo.
Con estos medios técnicos y humanos desplegados, unido a la inteligencia obtenida en otros incendios, se pudo ubicar a varias personas en las zonas de actuación.
Investigados y denuncias
El pasado 21 de febrero, este dispositivo permitió observar desde la lejanía, como dos hombres se encontraban en la zona de monte de Peñarrubia, cuando se iniciaban varios focos de fuego.
El posterior trabajo de investigación permitió establecer la identidad de estas personas, vecinos de la zona, procediendo en esta semana a su investigación como presuntos autores de un delito de incendio forestal.
Otras personas fueron detectadas desde el aire con las cámaras de los helicópteros, cuando iniciaban quemas, si bien, los que notaban la presencia de la aeronave apagaban el fuego. Otras han sido vistas por las zonas de los incendios con ayuda de telescopios.
Por el momento, de esas personas observadas, se han formulado tres denuncias, por realizar quemas en días no autorizados por el riesgo de incendios, ante la presencia de fuerte viento sur.
El SEPRONA continúa analizando la información obtenida durante los servicios preventivos y de vigilancia de los citados incendios forestales, no descartando próximas actuaciones.
Dispositivos de retardo
Durante estos servicios, en algunos de los incendios recién iniciados, se pudo comprobar que poco después, sin la presencia de persona alguna, comenzaban otros focos de combustión.
Esto hace indicar la presencia de la mano humana, con la utilización de medios incendiarios de retardo, para evitar ser localizados una vez iniciado el fuego.
En alguno de estos casos, como en zona de monte del término municipal de Cabuerniga, al ser localizados en su inicio, las propias patrullas del SEPRONA pudieron apagarlos.
Los operativos de vigilancia y prevención del SEPRONA continuarán, incidiendo en aquellos días que las previsiones meteorológicas sean más favorables para los incendios forestales, siendo de gran ayuda la colaboración ciudadana, pudiendo aportarla al teléfono 062 de atención las 24 horas del día.