El Ayuntamiento de Reinosa ha emitido un bando recordando a los dueños de animales domésticos, “en particular perros”, que “de conformidad con la normativa recogida en la ordenanza municipal que regula la tenencia y protección de animales”, tienen, entre otras, “la obligación de recoger y retirar los excrementos que estos produzcan en la vía pública y depositarlos, dentro de bolsas impermeables, en papeleras o contenedores de basura”.

 

El incumplimiento de dicha obligación, subraya el bando, “además de conculcar las mas elementales normas de convivencia y urbanidad”, constituye una infracción que puede conllevar multas de 150 a 300 euros.

 

Finalmente, el edicto difundido por el Consistorio pide “a aquellas personas que deseen disfrutar de animales de compañía” que lo hagan cumpliendo la normativa y “teniendo presente el derecho de los ciudadanos en general al disfrute de los espacios públicos en condiciones de seguridad y salud pública”.