Componentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil de Cantabria, han detenido a un hombre, vecino de Santoña, como presunto autor de dos delitos contra la seguridad vial, uno de conducción temeraria, y otro de abandono del lugar del accidente, así como de tres delitos de lesiones por imprudencia.

Los hechos ocurrieron el pasado 25 de diciembre, sobre las 18:45 horas, a la altura del Polígono industrial La Cerrada, cuando un turismo Citroen C5, se incorporó a la S-10 en el kilómetro 5, sin ceder el paso y respetar la prioridad de otro vehículo que circulaba por la vía, colisionando lateralmente con este, y huyendo del lugar del siniestro a gran velocidad.

En el vehículo embestido viajaban dos adultos y una niña de cuatro años, que tuvieron que ser atendidos en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de las lesiones producidas.

 

 

Una vez localizado el vehículo, el Equipo de Atestados de la Guardia Civil de Tráfico de Cantabria inició las investigaciones, realizando una inspección ocular a los dos vehículos implicados en el siniestro vial, coincidiendo totalmente los daños presentados por ambos con los hechos denunciados, y con la secuencia del accidente. A su vez, realizando una inspección del lugar del siniestro, pudieron localizar restos que pertenecían al Citroen C5.

Finalmente, el Equipo de Atestados procedió a la detención del conductor como presunto autor de tres delitos de lesiones por imprudencia grave, y dos delitos contra la Seguridad Vial (abandono del lugar del accidente y conducción temeraria), instruyendo las correspondientes diligencias para remitirlas al Juzgado de Guardia de Santander. 

Para la identificación del conductor resultó esencial la colaboración ciudadana en redes sociales.